Paula Bevilacqua: “No existe un manual de instrucciones para ser mamá”

Fotografía: May Martínez.

La actriz, modelo, locutora, empresaria y súper mamá guerrera, Paula Bevilacqua, nos cuenta en este especial del Día de las madres, lo importante que es aprovechar cada minuto con sus hijos y las dificultades que a veces se presentan, pero que en definitiva, demuestran que las mujeres pueden con todo.

IMG-20170508-WA0045

Fotografía: Luis Javier González.

EBM- Ser esposa, empresaria o madre, ¿cuál ha sido el rol más retador?

P- La de mamá es la más retadora de todas y la más complicada porque sencillamente todas las madres lo viven día a día y ninguna tiene un manual de instrucciones. Cada día se vive una ocurrencia, una experiencia diferente y vas aprendiendo con ellos, nunca dejan de sorprenderte los niños y es una tarea bien extensa. Yo creo que con las otras ocupaciones vas resolviendo y te vas organizando, pero es diferente totalmente. Mamá eres 24/7, cualquier cosa te puede sorprender, todo es nuevo, todo es ensayo y error, cada día es un reto como persona.

IMG-20170508-WA0026 (1)

EBM- ¿Qué consideras que una madre no debe olvidar?

P- Que los hijos crecen muy rápido, que no los vamos a tener tan cerquita toda la vida, y aprovechar cada minuto al máximo aunque estemos cansadas, porque yo comprendo mucho a todas las madres y no somos perfectas, las mamás nos equivocamos mucho, perdemos la paciencia, regañamos, gritamos, todas tenemos nuestros defectos y hay un punto en el que tenemos derecho también de cansarnos.

Entonces yo creo que es un tema de que obviamente el día a día es muy agotador y lo queremos hacer de la mejor manera, por eso digo que lo que no podemos olvidar, porque me pasa cuando estoy en el borde de un ataque, de un colapso (risas) y tomo un respiro, unos minutos para pensar y comprender que ellos están chiquitos y que todo esto va a pasar muy rápido, por eso pienso mejor en vivirlos, aprovecharlos al máximo y hacer lo mejor que pueda. Tampoco podemos olvidar que el amor hace olvidar todo, los regaños tienen tiempo de vencimiento. Hay días buenos, días malos, días regulares, pero siempre con amor todo pasa.

IMG-20170508-WA0028 (1)

EBM- ¿Para ti cuál es el mayor desafío de una madre?

P- Tratar de mantener los valores claros, mantener una educación basada en los buenos valores es muy complicado porque hay mucha información externa, entonces yo diría que es muy cuesta arriba para una mamá educar de verdad a un hijo con valores bien determinantes y obviamente uno va buscando la manera, porque hay mucha indagación, mucho acceso a internet, y uno trata de seguir una línea, de mantener un equilibrio con todo.

Por lo menos a mí no me gusta ocultarle información a mis hijos, a mí todos me preguntan si les cuento la situación del país y te digo honestamente, yo filtro información, pero sí les digo la verdad de una manera diferente, de una forma quizás no cruel, pero sí de que ellos entiendan también qué pasa alrededor. No tanto a Massimo que tiene un año y siete meses porque está muy pequeño y no entiende mucho, pero sí a Cristóbal que me pregunta “¿Mami por qué no tengo clases?, ¿Por qué suenan las cacerolas?, ¿Mami por qué vas a marchar?”  yo trato de pintarle las cosas no graves, pero sí la realidad de una vida que estamos viviendo todos y que no me gusta que desconozcan lo que está pasando.

IMG-20170508-WA0033

EBM- ¿Qué es lo más difícil de ser una madre venezolana?

P- Wow, en estos momentos más que todo lo del tema de abastecerse con los pañales, la leche, tantas cosas que son productos de primera necesidad que debemos tener las madres para nuestros hijos y ver qué complicado se ha puesto todo.

Esta es la prueba más dura que nos ha tocado y ahorita desde hace un mes para acá, ver a tantas madres sufriendo por los jóvenes que se van a marchar y que se están enfrentando a tanta represión. Yo te digo como mamá, estoy súper recontra estresada en ese aspecto porque me duele cada joven venezolano, me da una sensación tan increíble de no querer ver a mis hijos así, hablando de esto se me eriza la piel porque es inevitable pensar que si en un futuro no salimos de esto, mis hijos van a querer salir a hacer lo mismo, van a salir a defender a una Venezuela que quieren.

Me estresa como mamá y me pongo en los zapatos de esas mujeres que tienen jóvenes que quieren salir a la calle y creo que es lo más difícil que podemos vivir en estos tiempos. Ese miedo de que tu chamo no regrese, y no solo ahorita por las manifestaciones, sino desde hace muchos años por el día a día con la delincuencia, con la suerte de que lo tengas aquí porque hay muchas que los tienen en el exterior y los extrañan.

Entonces yo creo que esa es la parte más ruda que le ha tocado a la madre venezolana, tener miedo de que sus hijos no regresen a casa.

Un honor poder contar con esta súper mujer con gran esencia. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *