Carla y Mafer llegaron a la cocina para llenarla de vida y compartirlo con todos

Esta conversación definitivamente despertará todos tus sentidos.

Esta edición dedicada al empoderamiento femenino, para nosotros fue una experiencia que nos ha permitido conocer a mujeres increíbles en todas sus facetas, como lo son Carla y Mafer Gamarra, dos mujeres, madres, innovadoras, emprendedoras y las representantes de “La cocina de Carla y Mafer”. Ellas traen para ti una propuesta de cocina saludable tan deliciosa que no podrás creerlo.

El 2.0 se ha vuelto su aliado y sus platos son un deleite para la vista que inevitablemente queremos prepararlos todos. Estamos seguros de que muchas de ustedes disfrutarán esta entrevista y se inspirarán.

EBM- ¿Cómo nació ´La cocina de Carla y Mafer´?

CM- Motivada en nuestros propios procesos personales y familiares de salud, en la dificultad para conseguir recetas aptas, ingredientes y comprensión. Comenzó como un proyecto dedicado a capacitar, apoyar, incluir, empoderar, culturizar a quienes tienen una alimentación especializada por motivos de salud, sumando a los cocineros, médicos, familiares, sociedad en general y todos los  que quieran aprender opciones alternativas e incluso alejarse de las colas. Como cocineras profesionales sabemos la dificultad que representa perder el acceso a los ingredientes tradicionales, junto a los procesos económicos que hemos estado atravesando como país, por eso, nos hemos dado a la tarea de volver la mirada a nuestros ingredientes nobles venezolanos, apoyando a los productores, artesanos, emprendedores, para ayudar a otros a que recuerden todas las opciones locales de fácil acceso con las que contamos las cuales podemos transformar con un poco de creatividad para cuidar nuestra alimentación, estar nutridos, mejorar, sin importar el proceso de salud por el cual estemos atravesando.

Para nosotras la cocina es un laboratorio y la alimentación representa no solo medicina viva, sino una opción de fácil acceso que nos aporta salud y nos permite prevenir miles de enfermedades.

EBM- ¿Cuál consideran que es su sello característico?

CM- La Cocina saludable, creativa, adaptada a dietas especiales, de fácil acceso y preparación.

EBM- ¿Qué sintieron que necesitaban aprender o explotar en ustedes para lograr mejores resultados en su trabajo?

CM- La vida en sí misma es una escuela permanente, en tantos años en el mundo gastronómico, de la enseñanza y en el mundo 2.0, hemos tenido que mejorar, aumentar, potenciar nuestras técnicas culinarias de pastelería, panadería, cocina en general para adaptarlas a la cocina especializada. Cada receta que compartimos nos genera estudio, análisis y práctica en la búsqueda de hacerla lo más parecido a las opciones tradicionales a nivel visual, olfativo y gustativo.

También nos hemos enfocado en mejorar nuestras técnicas de fotografía gastronómica, pedagogía, manejo de grupos, oratoria, marketing, manejo de RRSS y hasta psicología.

El buen cocinero NUNCA DEJA DE ESTUDIAR y aprender, ese es nuestro lema, mantenernos siempre abiertas a recibir y entregar aprendizaje.

La comida da vida

EBM- ¿Ser una mujer integral representa un gran reto? ¿Cómo lo manejan ustedes?

CM- Con paciencia, coherencia, positivismo, consciencia… definitivamente los estándares se han elevado muchísimo y “ser una mujer integral” puede tener varias connotaciones actualmente que van más allá de ser esposas, madres, hijas, empresarias. Para nosotras representa la búsqueda del equilibrio entre mente, cuerpo, espíritu, implica coherencia, humildad, reconocimiento de virtudes/defectos, disciplina, trabajo diario, hacer lo que amamos, cumplir con nuestras obligaciones, prioridades, contribuir con la evolución y el mejoramiento de quién se acerca a nosotras, dar, sembrar. En conclusión, recorrer el camino del eterno aprendizaje y la práctica, en la búsqueda de la manifestación de ese equilibrio en todas las áreas de nuestra vida.

EBM- ¿Algún consejo especial para la rutina diaria que quieran compartir?

Cómo en cualquier rutina en indispensable sumar disciplina, constancia y creatividad. Muchas madres que acaban de experimentar el choque del diagnóstico de sus niños con celiaquia, TEA, diabetes, alguna intolerancia, alergia alimentaria… sienten que no van a poder integrarlo, les decimos que es fundamental cambiar la palabra “dieta” por alimentación, esa pequeña transformación lingüística definitivamente hace la diferencia.

En nuestro mundo donde quedan execrados el trigo, el centeno, la cebada, la avena directamente o por contaminación cruzada, te das cuenta qué hay UN SIN FIN de opciones alternativas, es tal la mejoría física, emocional, neurológica, mental que terminas por bendecir el diagnóstico y comprender que está no es una moda, dieta, locura, es simplemente tu estilo de vida.

Así que para todos los que deseen sumar años de calidad, salud, vida, prevenir enfermedades, necesitan elegir y adoptar rutinas saludables como parte de su estilo de vida, esas nuevas pautas mentales, físicas… deben irse sumando una a una, pues necesitas al menos 21 días de tu vida para fijar un hábito nuevo, siempre que no lo bautices través de una dieta o una moda.

Proyectos saludables

EBM- ¿Cada cuánto dictan cursos o talleres?

CM- Presenciales: Mensualmente, buscamos seguir generando cultura a nivel nacional e internacional.

EBM- ¿Cuáles son los próximos talleres y en qué ciudades?

CM- Por ahora tenemos agendada Maracay, Caracas, varias ciudades del Táchira y Valencia.

EBM- ¿Cómo ha sido la receptividad de los talleres Online?

CM- Genial, solo que se han presentando ciertas dificultades con el tema de conexión a internet.

EBM- ¿Están trabajando en algún proyecto del que nos puedas contar?

CM- Nuestra página web www.LaCocinadeCarlayMafer.com, nuestro primer libro “Sanando a través de la Alimentación Consciente: Más que un recetario, un libro de vida”. También trabajamos en sacar al mercado el primer producto con la marca “La Cocina de Carla y Mafer”.

Alimentando conocimientos

EBM- ¿Qué es lo que más disfrutan de lo que hacen ahora?

CM- Enseñar, cocinar, viajar, es maravilloso para ambas contribuir con un mundo más consciente, receptivo, culturizado de forma presencial y online. Compartir el conocimiento es la única forma de hacerte inmortal y sembrar semillas de cambio. Además darles luz a los padres que acaban de recibir el diagnóstico y hacerles comprender que la medicina es la alimentación de sus hijos, definitivamente hace la diferencia.

Otra labor que disfrutamos muchísimo es apoyar a las Fundaciones, desde el 2017 pasamos a ser embajadoras de la Fundación Celiaca de Venezuela, también apoyamos a RAI Frontera y Arte Cultura UCAT, Junto a la Compañía de Jesús, capacitando a las brigadas de cocina con el tipo de alimentación que enseñamos.

EBM- ¿Qué podrían compartirle a todas las mujeres para que se sientan cómodas con lo que hacen?

CM- El camino para hacer de tu trabajo tu pasión e ir más allá de la simple “comodidad” es AMAR LO QUE HACES, si amas lo qué haces el trabajo se transforma en creatividad, crecimiento, paz, plenitud y alegría. Luego de tener carreras universitarias principales, de ejercer por unos años, tenemos la capacidad para comparar. En la cocina unida a la enseñanza descubrimos pasión, crecimiento, felicidad real, incluso una mejor economía. Es difícil que regresemos a una oficina. Pero si estando en una oficina te sientes cómoda, feliz, empoderada ese es tu lugar. Tu cuerpo, tus emociones, tu entorno son los principales lectores de esa plenitud laboral que es un derecho que todas tenemos.

Todas sus recetas son una locura y te impresionarás de lo saludable que son los ingredientes, a través de su cuenta en Instagram:

@lacocinadecarlaymafer, puedes aprovechar todas estas increíbles creaciones.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *